Por qué no…?

Anne enfermó de Leucemia. Su marido, el fotógrafo Pierre Radisic, en su primera visita lleva su cámara y le pregunta: «Puedo?» Ella responde: «Por qué no…?»

A partir de ahí la habitación del hospital se convierte en un terreno de juegos imaginarios. Juntos se dedican a improvisar, apartando los obstáculos, mirando aviones por la ventana, abriendo armarios, escondiéndose en los recovecos y follando en los lavabos.

El resultado de todo ello es el proyecto AML2, un formidable recorrido por su cuerpo enfermo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up