Inventando a mi padre

Los padres de Diana se separaron cuando ella tenía 7 años. Su padre se quedó en Moscú y su madre marchó a California. Durante 15 años vivió añorando esa figura ausente, en parte alimentada por las historias que de él contaba su madre, en parte con sus propias fantasías.

Un día Diana Markosian decidió recuperar esa figura, pero esta de vez de verdad, y de ahí su trabajo «Inventig my Father», en el que recompone las piezas ausentes en esa relación fracturada por la distancia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up