Entradas de la categoría: Auto-retrato

Retirar las máscaras

Con su proyecto “Behind the I – a portrait of the mind” la estudiante de arte Dominika Dovgialo lanza una pregunta muy sencilla: “si pudieras sacar tu mente, ¿cómo se vería?”. Esa es la idea,  intentar comprender la interioridad de las personas a través del arte e identificar quiénes son y cómo se sienten. 

Estamos rodeados de máscaras que esconden que esconden en realidad quiénes son, quizá porque si se revelaran podrían ver comprometido todo su mundo.  Algunos aspectos de la salud mental pueden ser demasiado dolorosos para ser expresados con palabras, por lo que el proceso artístico puede ayudar a las personas a mostrar esos sentimientos y trasladarlos al papel.

El resultado visual es una serie de retratos intuitivos de personas «normales» que encontramos todos los días, y el resultado mueve al espectador para que reflexione no solo sobre cuestiones de representación y otredad, sino sobre la presencia de todos nosotros, individuos «comunes» en el espectro de la salud mental. Son retratos que nos invitan a adentrarnos en sus expresiones y preguntarnos qué hay detrás de la fachada. ¿Qué ves en sus dibujos de su yo interior? ¿Te llevan detrás de sus ojos?

Dice Doma sobre este trabajo:

Encuentro que fotografiar personas me ayuda a comprenderlas, pero este enfoque solo capta su realidad exterior. ¿Cómo podría ‘fotografiar’ la mente y crear un retrato de lo que sucede dentro y fuera de las cabezas de mis sujetos? La única forma que parecía posible era invitarlos a ser tanto observadores como creadores de ese retrato. Así que mis fotografías actuaron como un lienzo sobre el que dibujar, de modo que esos dibujos expresan cómo se sienten desde adentro.

Y este es el testimonio de Esther:

Soy una persona bastante brillante y colorida. Intento ser entusiasta y graciosa. No sé si soy realmente graciosa, pero lo intento. Soy una persona bastante expresiva, no muy prolija, no muy perfeccionista. Mi imagen muestra esto, es bastante desordenada. Pero sé que en la privacidad de mi propio cerebro están sucediendo muchas cosas más. Soy bastante reservada con mis emociones, es por eso que hay un círculo grande y feo en el medio de mi cerebro. Hay muchas cosas sucediendo allí que la gente no sabe, que quería representar. Es mi propia lucha y algo con lo que siempre he tratado, pero también forma gran parte de mi personalidad externa. Entonces hay una oscuridad, pero me ayuda a ser más colorida y alegre.

 

 
 
 

El tamaño de los vaqueros

Samantha Geballe ha realizado una serie de autorretratos honestos y profundamente emotivos que expresan su ansiedad y su dificultad para aceptar su cuerpo. A lo largo de varios años, Samantha trabajó en este proyecto como una forma de visualizar cómo sentía que otros percibían su cuerpo, y como una forma de expresar el dolor emocional y la agonía en su viaje hacia la autoaceptación.
Mientras trabajaba en el proyecto, Samantha comenzó a entender estas fotos como una forma de afrontamiento, pero también como una denuncia de los misóginos estándares de belleza femeninos. Más tarde, tras una cirugía de derivación gástrica que la ayudó a controlar su peso, comenzó una nueva etapa en su propia vida.
Dice Samantha a propósito de este recorrido:

Parte de mi motivación es ayudar a otros a entenderse mejor. Si las personas no se relacionan con los demás, es más fácil descartarlos. No puedo recordar cuántas veces he sido acosada, humillada, perseguida e intimidada por completos extraños porque no les gustaba mi cuerpo. Me pregunto si esos mismos extraños me tratarían de esta manera si realmente me conocieran… Esta fase del trabajo de autorretrato consiste en abrazar el cambio. Creo que la autoaceptación es importante en cualquier tamaño. La gente a menudo piensa que su valor depende del tamaño de sus vaqueros, y me parece lamentable que así sea. Actualmente estoy trabajando en una serie de autorretratos centrados en la imagen corporal y la salud, que reta a los espectadores con la pregunta ¿De qué forma te aceptas a tí mismo?.

Yo también he estado allí

Samantha Geballe es una artista valiente que examina su vida, su cuerpo, y su viaje personal a través del auto-retrato, que documenta de un modo potente su lucha física y psicológica con el sobrepeso y la propia identidad.

Samantha es capaz de expresar emociones como el anhelo, la ira, el deseo, el miedo o la soledad creando intensas representaciones en blanco y negro, y explora de un modo crudo y real la perspectiva percibida por la sociedad y la aceptación de uno mismo.
Dice Samantha acerca de su trabajo:
Esta no es la historia de otra niña gorda. Hay veces que puedo asumir ese papel, pero no siento que sea el que me define. Lo que la gente no suele ver son las funciones de la obesidad; me escondo detrás de mi tamaño, enmascaro mi vulnerabilidad y creo muros como una manera de protegerme. Comparto mi cuerpo y mi historia no como una forma de buscar la piedad o definirme como un número, sino como un lugar para que el espectador pueda decir «Yo también he estado allí«.

Ms. Ulmer

Marie Ulmer es una mujer de 97 años, y aún posee un auto-retrato que se hizo nueve décadas atrás, cuando era una niña tranquila y reservada que utilizaba su propio rostro para aprender a dibujar. Con los años se convirtió en una prolífica artista que fue realizando una ingente cantidad de auto-retratos, hasta que en una de sus exposiciones conoció a la fotógrafa Candace Karch, con quien ha mantenido una estrecha relación desde entonces.

Transcurrido un tiempo, le pidió a su amiga que posara para ella, capturando entrañables momentos privados en la vida de la anciana. El lado lúdico de Marie surgió de inmediato, y mientras unas veces expresaba fingida exasperación otras se pavoneaba frente a la cámara, produciendo un juego que sólo puede desarrollarse entre dos personas que confían entre sí plenamente.

Un delicioso juego de honestidad y autenticidad que pone en valor la amistad entre dos generaciones distintas.

Los días más oscuros

Graham MacIndoe era un fotógrafo de gran éxito, que trabajaba para la revista Weekend de diario The Guardian, cuando comenzó un viaje destructivo con su adicción a la heroína.

Tras la ruptura de su relación, su pareja encontró 342 autorretratos que decidió presentar al público, sobre todo para tratar de entender esa adicción que terminó con aquello que los unía. Es un relato en primera persona del aislamiento, de la naturaleza de la adicción que todo lo consume. No hay nadie más en las fotos; en su lugar, las drogas han ocupado el lugar de todo aquello que importaba en la vida de Graham.

En este video documenta algunos de sus días más oscuros, y su temporal recuperación. Advierto que es duro de ver, y doblemente cuando observamos los fantásticos retratos que este fotógrafo realizaba en sus tiempos de profesional.

¿Quién te gustaría ser?

Quizá alguna vez te hayas preguntado quién te gustaría ser, o incluso quién podrías haber sido… Esa es precisamente la propuesta de la fotógrafa checa Dita Pepe quien, a partir de estas reflexiones, decide reconstruir literalmente la imagen de su vida en un centenar de escenarios diferentes mediante una serie de retratos de sí misma con diferentes hombres. Aunque al principio posaba con personas que conocía, de forma progresiva comenzó a acercarse a desconocidos que pasaban a formar parte de su nueva “familia”, a veces incluyendo a su propia hija en la mezcla.

Lo fascinante de este proyecto es la sutil despreocupación de sus imágenes, donde aparece camuflada como un miembro más de la familia sin que podamos cuestionarnos la credibilidad de esa escena, en la que resulta difícil identificar quién es el elemento extraño.
 

Los retratos logran trascender la edad, clase y cultura, reflejando arquetipos fácilmente identificables por nosotros, en los que la fotógrafa se diluye totalmente.

Esperándote

Sophia Starzenski es una fotógrafa residente en Argentina, que decidió fotografíar su vientre desnudo a lo largo de su embarazo.
Frente a esa moda actual de hacer portfolios a gestantes como los álbumes de fotos de boda o de bautizos, Sophia decide simplificar el proceso, mostrando la belleza y elegancia de su transformación corporal, paso a paso, celebrando el empuje de la vida a través de ella.
 

Lucha de poder

Ben Zank utiliza sus fotografías como medio para representar sus emociones actuales y pasadas, y lo hace como una metáfora de impotencia ante la vida, de estar en punto muerto y como estancado. Pero también, como él mismo dice: “son como una lucha de poder, donde intento tener el control, salir y ser libre de nuevo».

Con sus auto-retratos, apela directamente a la imaginación del observador, para que éste pueda expresar sus propios sentimientos allí donde las palabras fallan.

Mi cuerpo

Jen Davis es una artista estadounidense que ha fotografiado su cuerpo obeso durante once años. El propósito de su trabajo fue investigar sobre sí misma y sobre la relación con su cuerpo.

Dice en su web: ”…todo comenzó a partir de la primera foto, mientras estaba en la playa rodeado de niños y niñas con un aspecto muy saludable. Me di cuenta de que tuve la necesidad de mostrarme a los demás, sobre todo para entender quién era yo realmente». Después de perder decenas de kilos tras someterse a cirugía, Jen decide hacer una demostración de su propio recorrido personal.

Un trabajo honesto, valiente y hermoso.

Cómo me ven

Cómo te imaginas que se expresa tu cuerpo? Cómo crees tú que te vemos los demás?…

Seguro que alguna vez te has sentido muy satisfecho/a por la imagen que ves de ti mismo/a, y dos segundos después no te reconoces ante esa misma imagen, que se ha transformado en algo diferente, algo desagradable y, en apariencia al menos, ajeno a tí…

Pues de eso va esta serie de la fotógrafa Gracie Hagen, que intenta conseguir un rango de tipos corporales, étnicos y sexuales con variaciones de formas y medidas para mostrar que no existe lo “normal”. Cada foto fue tomada con la misma luz y el mismo ángulo.

Scroll Up