Entradas de la categoría: Autoapoyo

Retirar las máscaras

Con su proyecto “Behind the I – a portrait of the mind” la estudiante de arte Dominika Dovgialo lanza una pregunta muy sencilla: “si pudieras sacar tu mente, ¿cómo se vería?”. Esa es la idea,  intentar comprender la interioridad de las personas a través del arte e identificar quiénes son y cómo se sienten. 

Estamos rodeados de máscaras que esconden que esconden en realidad quiénes son, quizá porque si se revelaran podrían ver comprometido todo su mundo.  Algunos aspectos de la salud mental pueden ser demasiado dolorosos para ser expresados con palabras, por lo que el proceso artístico puede ayudar a las personas a mostrar esos sentimientos y trasladarlos al papel.

El resultado visual es una serie de retratos intuitivos de personas «normales» que encontramos todos los días, y el resultado mueve al espectador para que reflexione no solo sobre cuestiones de representación y otredad, sino sobre la presencia de todos nosotros, individuos «comunes» en el espectro de la salud mental. Son retratos que nos invitan a adentrarnos en sus expresiones y preguntarnos qué hay detrás de la fachada. ¿Qué ves en sus dibujos de su yo interior? ¿Te llevan detrás de sus ojos?

Dice Doma sobre este trabajo:

Encuentro que fotografiar personas me ayuda a comprenderlas, pero este enfoque solo capta su realidad exterior. ¿Cómo podría ‘fotografiar’ la mente y crear un retrato de lo que sucede dentro y fuera de las cabezas de mis sujetos? La única forma que parecía posible era invitarlos a ser tanto observadores como creadores de ese retrato. Así que mis fotografías actuaron como un lienzo sobre el que dibujar, de modo que esos dibujos expresan cómo se sienten desde adentro.

Y este es el testimonio de Esther:

Soy una persona bastante brillante y colorida. Intento ser entusiasta y graciosa. No sé si soy realmente graciosa, pero lo intento. Soy una persona bastante expresiva, no muy prolija, no muy perfeccionista. Mi imagen muestra esto, es bastante desordenada. Pero sé que en la privacidad de mi propio cerebro están sucediendo muchas cosas más. Soy bastante reservada con mis emociones, es por eso que hay un círculo grande y feo en el medio de mi cerebro. Hay muchas cosas sucediendo allí que la gente no sabe, que quería representar. Es mi propia lucha y algo con lo que siempre he tratado, pero también forma gran parte de mi personalidad externa. Entonces hay una oscuridad, pero me ayuda a ser más colorida y alegre.

 

 
 
 

Quiero vivir

I Want to Live es un trabajo dirigido por el fotógrafo Daniel Regan y la organización benéfica para la prevención del suicidio Maytree. El proyecto incluye una serie de entrevistas y retratos fotográficos de los voluntarios y usuarios de Maytree, donde se reflexiona acerca del papel que desempeñan las personas que colaboran con la organización, y testimonios en primera persona de sujetos que han tenido intentos de autolisis.

El propio fotógrafo ha sobrevivido a intentos de suicidio, refugiándose en la fotografía para superar las condiciones que lo impulsaron a ello. Con el tiempo se ha especializado en temas de salud y bienestar, usando un lenguaje visual muy potente para explorar experiencias emocionales complejas en lugar de las formas tradicionales de comunicación. Con sus propuestas busca motivar a los espectadores a considerar cómo las artes se pueden utilizar para explorar la salud.

Este es el testimonio de Fabi, una usuaria:
Me gusta reflexionar sobre cómo me deprimía durante mucho tiempo, y sobre el proceso que ocurre en el cerebro y que te lleva a considerar quitarte la vida. Eso me parece fascinante. Creo que es bastante difícil suicidarse realmente. Necesitas puntos gatillo que pongan en marcha todo ese proceso, algunas personas solo necesitan uno, yo necesité bastantes, pero una vez que estaba allíera realmente difícil volver atrás…

La imagen (im)perfecta

El colectivo Metra-Jeanson (formado por los fotógrafos franceses Bruno Metra y Laurence Jeanson), han creado el proyecto ID 1 & 2: una serie de retratos en los que se abordan los conceptos de identidad, belleza y otredad.  
Experimentando con nuestra percepción visual, aplican recortes de revistas de los rasgos faciales de modelos y celebridades en las caras de sus modelos para crear una nueva forma de expresión facial, creando una sugerente yuxtaposición visual entre los seres humanos cotidianos y las imágenes que se ven en los anuncios. Se recortan caras para pegarlas en otras caras, creando algo extrañamente hermoso que nos hace cuestionar nuestra propia identidad.
Sobre este trabajo señalan:

Las revistas, el cine y la televisión siguen creando e imponiendo códigos que se convierten en referencias sociales: cómo maquillarse, qué ropa usar, cómo comportarse… Nos fascina el poder que tienen los medios para influir en las identidades de las personas. La fragilidad de su identidad se vuelve visible, casi tangible. Las leyes de la apariencia nos llevan, de hecho, a dar forma a nuestra propia imagen hasta el punto de la transformación. La belleza ya no es natural, sino socialmente condicionada.



El tamaño de los vaqueros

Samantha Geballe ha realizado una serie de autorretratos honestos y profundamente emotivos que expresan su ansiedad y su dificultad para aceptar su cuerpo. A lo largo de varios años, Samantha trabajó en este proyecto como una forma de visualizar cómo sentía que otros percibían su cuerpo, y como una forma de expresar el dolor emocional y la agonía en su viaje hacia la autoaceptación.
Mientras trabajaba en el proyecto, Samantha comenzó a entender estas fotos como una forma de afrontamiento, pero también como una denuncia de los misóginos estándares de belleza femeninos. Más tarde, tras una cirugía de derivación gástrica que la ayudó a controlar su peso, comenzó una nueva etapa en su propia vida.
Dice Samantha a propósito de este recorrido:

Parte de mi motivación es ayudar a otros a entenderse mejor. Si las personas no se relacionan con los demás, es más fácil descartarlos. No puedo recordar cuántas veces he sido acosada, humillada, perseguida e intimidada por completos extraños porque no les gustaba mi cuerpo. Me pregunto si esos mismos extraños me tratarían de esta manera si realmente me conocieran… Esta fase del trabajo de autorretrato consiste en abrazar el cambio. Creo que la autoaceptación es importante en cualquier tamaño. La gente a menudo piensa que su valor depende del tamaño de sus vaqueros, y me parece lamentable que así sea. Actualmente estoy trabajando en una serie de autorretratos centrados en la imagen corporal y la salud, que reta a los espectadores con la pregunta ¿De qué forma te aceptas a tí mismo?.

Psicopatología visual

Lo que comenzó para el joven fotógrafo Christian Sampson como un proyecto para un curso avanzado de fotografía terminó convirtiéndose en una apasionante colección de fotos que intentan reflejar los diferentes trastornos mentales. El resultado es el trabajo titulado «A Visual Depiction of Mental Disorders«. 

Con unos recursos bastante limitados, Christian pidió a sus amigos que hicieran de modelos e investigó algunos de los trastornos mentales más comunes en todo el mundo, que van desde la depresión hasta la esquizofrenia y el insomnio. En menos de ocho semanas diseñó y fotografió cada toma, asegurándose de que su versión de cada trastorno fuera lo más exacta posible.

Él mismo aclara acerca de este trabajo:
Solo porque no se puede ver, no significa que no se pueda hacer daño. Es por eso que la serie es tan oscura, porque quiero dejar en claro que la gente sufre de esto. Creé este conjunto de fotos como una representación personal de los trastornos mentales, aunque soy consciente de que algunos de estos no están clasificados técnicamente como un «trastorno mental» o «enfermedad mental». . Entiendo que hay muchos casos y tipos diferentes por trastornos, unque intenté expresar una ‘imagen tipo’ de lgunos de ellos.

Sano vs. Insano

Para Marjorie Salvaterra el mundo se expresa en blanco y negro, y a través de su particular visión explora la delgada línea que hay entre la cordura y la locura. De hecho, cuando miramos sus retratos, uno piensa: «podría ser yo mismo». Aunque inicialmente el proyecto trataba sobre retratos, comprobó que también era posible percibir emociones similares en sus cuerpos, así que decidió ampliarlo fotografiando varias partes de sus cuerpos, cada una como un retrato, para luego intentar explorar cómo sería combinar esas retratos entre sí.
Dice Marjorie:
Siempre me ha fascinado la psicología humana. Cuando la mayoría de las chicas leían a Judy Blume, yo estaba leyendo el DSM. Me di cuenta bastante joven de que había una línea delgada entre lo que se consideraba sano y lo que se consideraba una locura. ¿Estamos todos locos, al menos en ciertos momentos de nuestras vidas?. Algunos creen que las personas nacen sanas o enfermas. Otros creen que todos nacemos perfectos y que son las cosas que suceden en nuestras vidas las que nos perjudican. Tiendo a creer lo último. En cada retrato, busco esa línea en cada persona. La parte de nosotros mismos que tendemos a ocultar. La parte que nos asusta, la que generalmente se guarda para las personas más cercanas a nosotros. Los que conocen nuestros secretos.

Diosas griegas

La fotógrafa Isis Charisse desarrolló el proyecto titulado «The Grace Project» como forma de honrar a las mujeres que han experimentado una mastectomía para sobrevivir al cáncer de mama.


En sus retratos Isis captura el dolor y el valor de estas mujeres resilientes tomando como inspiración a las diosas griegas, como la Venus de Milo o la Victoria de Samotracia, para animarlas  a aceptar su belleza y sus cuerpos.
Dice Isis:

Muchas veces cuando las mujeres pierden sus senos se sienten defeminizadas, sienten que han sido mutiladas, aumentan de peso, tienen que enfentarse a muchos problemas y hacer frente a una enfermedad que podría matarlos. Uso vagamente la escultura helénica como referencia visual para los retratos, porque son como artefactos desmembrados que han sobrevivido al trauma de la historia y aún son valorados como objetos de belleza dentro de nuestra cultura.

Las palabras perdidas

Las migrañas de Rachael Jablo la enfrentan un dilema: si no se somete a medicación el dolor hace que pierda su capacidad para hablar, y si se medica presenta efectos secundarios que le hacen olvidar las palabras. Para enfrentarse a ese abismo de su propio discurso decidió recurrir a las fotografías, y con el trabajo My days of losing words nos presenta un emocionante uso del lenguaje visual para mostrar su dificultad de expresión a través de las palabras:

Nunca dejo de disparar. Suelo llevar una lista de las palabras que he ido perdiendo con el tiempo, y cuando veo algo que me conecta con alguna de ellas disparo y, en cierto sentido, eso me permite rescatarlas. Mis primeras fotografías se centraban en mi estrecho campo vital, mi habitación, los espacios médicos, etc., pero con el tiempo la visión de túnel de mis fotografías anteriores ha ido dando paso al espacio, la luz y, finalmente, a la vasta extensión de un nuevo horizonte.

Colores escondidos

Este es un proyecto de la fotógrafa Dorothy-Shoes que gira en torno a la Esclerosis Múltiple (ColèresS Planquées es un anagrama de los términos en francés), una dolencia de la que ella misma está afectada. Una enfermedad del sistema nervioso que cursa con numerosas manifestaciones neurológicas, y que puede resultar muy invalidante.
Para dar forma a su trabajo pidió a mujeres de su entorno que la ayudaran a componer una especie de ‘autorretrato distanciado’, representando su situación con la enfermedad y los temores que provoca en ella. 
La propia autora señala:

«Como artista, poseo la más eficiente de las armas: el poder de transformar. La idea era convertir un veredicto intimidante y terrible en material creativo. Decidí que a mi manera, yo muestro lo que es una enfermedad degenerativa, y lo que significa tener un trastorno del sistema nervioso central que resulta ser una amenaza para todo el cuerpo, incluido el sistema cognitivo»

Yo también he estado allí

Samantha Geballe es una artista valiente que examina su vida, su cuerpo, y su viaje personal a través del auto-retrato, que documenta de un modo potente su lucha física y psicológica con el sobrepeso y la propia identidad.

Samantha es capaz de expresar emociones como el anhelo, la ira, el deseo, el miedo o la soledad creando intensas representaciones en blanco y negro, y explora de un modo crudo y real la perspectiva percibida por la sociedad y la aceptación de uno mismo.
Dice Samantha acerca de su trabajo:
Esta no es la historia de otra niña gorda. Hay veces que puedo asumir ese papel, pero no siento que sea el que me define. Lo que la gente no suele ver son las funciones de la obesidad; me escondo detrás de mi tamaño, enmascaro mi vulnerabilidad y creo muros como una manera de protegerme. Comparto mi cuerpo y mi historia no como una forma de buscar la piedad o definirme como un número, sino como un lugar para que el espectador pueda decir «Yo también he estado allí«.

Scroll Up