Entradas de la categoría: Familia

Pensamientos secretos

Leon Borensztein ha ido registrando con imágenes la vida de su hija Sharon desde que estaba en el vientre de su madre. Sharon nació con un serio problema de visión, con músculos subdesarrollados y un serio déficit en sus habilidades motoras; Además, ella ha tenido episodios convulsivos y ha sido diagnosticada dentro del espectro autista. Durante los últimos treinta años, Borensztein ha continuado fotografiando a su hija, aprendiendo el modo en que navega por el mundo, compartiendo su felicidad y sus desilusiones.
Durante los últimos quince años, ha vivido solo con Sharon, después de que a su madre le retiraran la custodia por problemas con las drogas. Su hija se convirtió en su musa constante, atraído por esos instantes raros y misteriosos en los que Sharon se pierde por completo en su propio mundo. Pero no todo fueron momentos dulces, y en ocasiones a Borensztein le resultaba demasiado doloroso sacar su cámara. Se frustró y se tomó un tiempo libre del proyecto solo para regresar después de que sus temores se desvanecieron lentamente.  
Dice el padre de Sharon:
En cierto modo, me gustaría que todos nosotros nacieramos con algún tipo de discapacidad, que luego pudiera solucinarse. En un mundo así, apreciaríamos más cada instante, y cada paso sería visto como la hazaña milagrosa que realmente es. He aprendido que el humor poco convencional de está matizado por una dulzura y travesura que alternativamente chocan, se separan y se unen una vez más… Aunque no tiene visión periférica y no puede registrar la profundidad, Sharon observa los retratos que le hago durante largos períodos de tiempo, aislada en sus propios pensamientos secretos. No tengo idea de lo que ve allí»…

Mi amor por Alyssa

A Jennifer Kaczmarek le gusta registrar la esencia de los niños, no solo de sus propos hijos, sino que su trabajo se amplía a los hijos de otras familias que enfrentan situaciones desafiantes. En el proyecto Love for Alyssa no solo explora a una familia, sino que aprovecha para solicitar donaciones con el fin de ayudarla.
Aquí explica cómo surge esta propuesta:

Cuando conocí a Alyssa tenía 5 años y enseguida se me coló en el corazón. Alyssa Jadyn Hagstrom nació con una rara afección llamada artrogriposis que le impedía utilizar sus piernas y brazos y le limitaba el uso de sus dedos. Este proyecto es una ventana a su mundo, sus luchas diarias y desafíos, pero lo más importante es una visión del espíritu increíble que posee. Creo que la fotografía permite a las personas conectarse de una manera que de otro modo no podrían. Una sola imagen puede expresar con fuerza cómo es la vida para los demás.

 

Hermanos

El fotógrafo Christopher Capozziello nació sólo cinco minutos antes que su hermano gemelo Nick. Sin embargo, cuando nació Nick no respiraba, y más tarde desarrolló una parálisis cerebral.

Para Capozziello este hecho le ha marcado profundamente:

Nick entiende lo suficiente sobre el mundo para saber lo que le falta, pero cuando lo miro me siento perdido. Me pregunto dónde está la justicia en todo esto. Yo soy el hermano que sobrevive y tiene opciones, y él es el hermano que sufre y no las tiene. Intenté encontrar las palabras para comunicar sus emociones, lo que finalmente me llevó a explorar el modo en que la fotografía podría ayudarme en esta tarea. El proyecto no tenía tanto que ver con mostrar cómo es vivir con parálisis cerebral, como con compartir nuestra historia, y cómo he podido transitar por la culpa que me suponía ser el hermano sano.

Durante trece años ha ido desarrollando el trabajo «The Distance Between Us», en el que refleja tanto la lucha que supone  un procedimiento médico o las peripecias de un viaje solitario por una escalera, representando el dolor y la fuerza con una honestidad inquebrantable. Cuando no se viste de ropa de hospital, Nick usa chaquetas de cuero, camisas de franela y un ocasional pendiente, mostrándolo así como individuo y no como un símbolo de su discapacidad.

Lo bueno, lo malo, lo importante…

Alguno de quienes puedan leer estas líneas suele hablar de la muerte? de SU muerte? Parece poco probable. Y, sin embargo, solo podemos comprender y apreciar el regalo de nuestra vida si la colocamos frente a frente con nuestra propia mortalidad. Tal como hace Nancy Borowick en su serie «Cancer Family«. 
Se trata de una simple historia familiar: la del recorrido de sus dos padres, con un cáncer cada uno, caminando hacia su final. En este proyecto, que mira cara a cara a la muerte desde el amor y la vida, primero siguen su camino juntos, luego acontece la pérdida del padre y, justo un año después, la de la madre. 
Señala Nancy a propósito de este impresionante testimonio:

«La vida no es un regalo, no una promesa de longevidad, y en ella se incluye de forma simultánea lo bueno, lo malo, lo importante y lo frívolo… Fotografié mis padres para mantener su memoria y para captar su esencia y fuerza en una época tan difícil. Todo el mundo quiere encontrar el propósito de su vida, y el propósito final de mis padres se encuentra en esos momentos, en ese regalo que nos dieron a mí y a mi familia. Eso me ha permitido contar su historia, una historia de amor, y el legado que han dejado atrás«

Demasiada vida

En 2014 la madre del artista Tony Luciani tenía noventa y un años de edad y ya no era capaz de cuidar de sí misma, así que decidió que lo mejor era que se quedara junto a él. Se planteó cómo conseguir reavivar esa chispa vital de la anciana y hacerle sentir su nuevo hogar como algo propio, así que poco a poco fue incluyendo a su madre en su proceso creativo, con el fin de hacerla sentir más «productiva». Con el tiempo, la colaboración madre-hijo resultó una experiencia estimulante para ambos, hasta el punto de que la juventud y excentricidad de la madre volvieron a mostrarse con toda su frescura, y el resultado fue el proyecto «The Strange Ones«.
Como el propio Tony explica al respecto:

«Las sesiones posteriores comenzaron a albergar más complejidad que mis ideas. Sus recuerdos y sus sentimientos se convirtieron en una bella historia que contar, y progresivamente sus aportaciones al proceso creativo dieron una riqueza que yo mismo no tenía prevista».

Los divertidos momentos de excentricidad juvenil capturados en las fotografías de Tony sirven como  contraste con esa imagen estereotipada de la vejez como sinónimo de deterioro gradual y, de paso, nos confronta con nuestro próximo (e inapelable) papel en el contexto de nuestra propia vejez.

Rellenando los silencios

Cuando Maureen Drennan tuvo que afrontar el aislamiento que sentía en su relación, como consecuencia de la grave depresión de su pareja, comprendió que necesitaba entender qué estaba ocurriendo en esa mente que la alejaba de él cada vez más. Pero no había muchas palabras que compartir, y a través de la fotografía aprendió a darle forma a los silencios. El resultado es una serie llamada “The Sea That Surrounds Us” (una línea de un poema de amor de Pablo Neruda), en el que la mitad de las fotos son de Paul, su pareja, y el resto son imágenes del lugar donde habitan, que funcionan como retratos del propio estado interior de Maureen.
Como ella misma señala:

«La intimidad que nos proporcionaba hacer fotografías juntos durante todo ese tiempo convulso y de cambio resultó muy restauradora para nuestra relación. Lo más difícil fue el comienzo, porque temía que mi pareja se aislara aún más si me veía con la cámara, pero una vez comencé a tomar fotos él se sintió parte activa en eso que hacíamos juntos.»

A pesar del malestar que le producía sentirse enfocado por la cámara, Paul supo apreciar su esfuerzo para reconocer sus señales, gestos y movimientos y, de ese modo, interpretar su estado mental.

Retrato de familia

La fotógrafa Lisa Lindvay abre la puerta de su casa en este reportaje, haciendo un retrato íntimo de una familia que intenta hacer frente a la enfermedad mental. Aunque la madre de Lindvay está ausente, los rastros de su enfermedad están presentes en las imágenes, cargadas de un sereno y agotado abandono. 
Asistimos a la historia cotidiana en la vida de su padre y sus hermanos tras las persianas cerradas y mohosas, el piso sucio y restos de comida como reflejo de todo lo que está roto y perdido para siempre, el desmoronamiento de la casa como una metáfora del deterioro de su madre de la salud. Una cruda y poderosa crónica de supervivencia familiar cuando todo se siente perdido.

Herencia

Una de las técnicas más utilizadas en Fototerapia es el recurso del álbum familiar, a partir del cual podemos reconstruir nuestra propia historia, darle forma a nuestra identidad.
Con el proyecto “I am my Family” el fotógrafo chileno-canadiense de origen judío Rafael Goldchain va un paso más allá, intentando conectar fragmentos dispersos de la historia familiar, que se ha visto sometida a persecuciones, desplazamientos geográficos y desajustes culturales.

Los autorretratos son recreaciones muy detalladas de diversos ascendientes familiares, a través de una relación de semejanza genética, a los que se intenta “nombrar” vinculándolos con el duelo y el recuerdo. La idea final es la de poder reconocerse mirando en la huella fotográfica dejada por los antepasados.

Dice el propio autor sobre este proyecto:

“Es el producto de un proceso que comenzó hace varios años cuando nació mi hijo. Poco a poco me dí cuenta de que mi papel como padre incluía la responsabilidad de transmitirle una herencia familiar y cultural, y era necesario que esa herencia fuera recogida y entregada gradualmente de una manera apropiada para su edad…”

Toda la vida

Amarse y estar juntos para toda la vida… suena bien, pero no estoy seguro que ocurra a menudo.
El fotógrafo estadounidense Nicholas Nixon conoció a su esposa, Bebe Brown, en 1970. Cuarenta y dos años de matrimonio más tarde los dos siguen todavía juntos, y juntos han creado el proyecto «Bebe & Me”: una serie de retratos íntimos, mejilla a mejilla, cuerpo contra cuerpo, la piel se toca… 
Las líneas de la piel marcan el tiempo, pero no la pasión, que sigue intacta.

Cosas de niños

Divertida e interesante iniciativa de un trio de hermanos que reactualizan algunos momentos compartidos de sus biografías.

Más allá de lo divertido de la propuesta, quién sabe el desarrollo que podría tener como trabajo en el contexto de una terapia sistémica…

Scroll Up