Entradas de la categoría: Muerte

Regreso a la infancia

A medida que envejecemos el espejo se convierte en un objeto de tremenda confusión: aunque nos sentimos jóvenes y aún muy vivos, nuestro reflejo nos demuestra que el tiempo corre. Esa es la idea motriz que Vera Saltzman intenta reflejar en su proyecto «Sue and Winnie«, en el que explora la mortalidad y el vínculo que existe entre nuestra niñez y quiénes somos ahora. Para ello pidió a mujeres mayores de 40 años que trajeran una muñeca infantil que tenía un tremendo significado para ellas.
Como señala Vera:
Sigmund Freud creía que lo extraño era algo que nos lleva de vuelta a lo antiguo y familiar, pero que a la vez es o incómodo. En esta serie exploro la idea de lo misterioso, que se manifiesta en un anhelo por la juventud y un reconocimiento de la mortalidad. Impulsados por la nostalgia de nuestra infancia perdida, muchos de nosotros hemos guardado nuestras muñecas: sentadas en un estante, enterradas en una caja en un armario, encerradas en un desván. Cada muñeca sirve como un punto de entrada en la historia de nuestra vida que tiene a la vez algo de extraña y familiar. 

 

Un caos frágil

El proyecto de Amanda James titulado «Fragile Chaos», bien podría servir para describir la vida en general, con sus vaivenes, sus caídas, sus momentos memorables… todo aquello que nos ocupa como seres vivos. Amanda explora estos temas jugando con la idea del pasado y el presente, y también el final de la vida, que aborda con curiosidad y humor.

Sobre esto último señala:

Esta serie simboliza la vida, la muerte, la fragilidad, la vulnerabilidad y cómo el presente se convierte en pasado. Veo la vida y la muerte como entrelazadas y conectadas. Viniendo de un trasfondo religioso, no veo la muerte de una forma desesperada, por eso no quería retratarla de una manera oscura, sino que quería elevarla y hacerla hermosa.

 

 

Ayudando a morir

En Gran Bretaña, la ley relativa al suicidio asistido es bastante confusa: por un lado la legislación lo considera ilegal, y por otro ciertas directrices contemplan excepciones, como el caso de que la persona que lo haya tomado una decisión competente y que la persona que lo realiza lo haga por razones compasivas.
El proyecto «The Value of Life and Death«, de la fotógrafa Clare Hewitt, intenta explorar cómo estas decisiones afectan de forma directa a personas que se visto implicadas en casos reales de suicidio asistido, revisando el amplio espectro de valores morales, legales, médicos, sociológicos o personales que se ponen en juego.
Como señala el testimonio de una de las participantes en el proyecto:
«Lo besamos y nos despedimos y caminamos por la carretera con una silla de ruedas vacía y una bolsa llena de ropa. Y puedo decirte honestamente que eso cambió mi vida, porque me hizo darme cuenta de que había una alternativa a sufrir intolerablemente al final de la enfermedad terminal. Creo que los médicos en Suiza y en otros países han encontrado una manera de reconciliar dos deberes: el de preservar la vida y el de reducir el sufrimiento».
A través de la creación de estos retratos, junto con entrevistas personales, Clare nos brinda la oportunidad de conocer el vínculo entre los sujetos y sus perspectivas, opiniones y valores, que nos permitan formarnos nuestro propio criterio.


La imagen que arde

El modo de gestionar el duelo puede ofrecer múltiples facetas en función de quién lo experimente, y ninguna de ellas extrapolable a nadie más. Aunque está bien delimitadas las fases que atraviesa, es probable que cada uno de nosotros nos quedemos atrapado en alguna de ellas, por ejemplo en la negación de la pérdida.
Esto parece haberle ocurrido a la fotógrafa argentina Mariela Sancari, quien a través del trabajo titulado «Moisés» parece intentar rescatar la figura del padre ausente, suicidado cuando ella tenía 14 años. No hubo lugar a despedidas, ni a preguntas, ni tan siquiera a ver el cuerpo sin vida, lo que le llevó a cuestionarse durante mucho tiempo si realmente estaría muerto.
Así que decidió convocar a través de la prensa a hombres de la misma edad que tendría su padre, 70 años, y con un aspecto físico parecido, para realizar su proyecto fotográfico. Montó un estudio callejero en la plaza donde ella jugaba de niña, y allí esos ancianos la confrontaron con la certeza de la frase del filósofo Didi Huberman que afirma que «la imagen arde cuando toca con lo real».

Vestir el duelo

Georgia Metaxas es una fotógrafa afincada en Melbourne interesada en el estudio de la condición humana, en su sentido más amplio, y en explorar las manifestaciones de los rituales, tanto en el plano cultural como personal.

Con su serie “The Mourners” propone una serie de retratos para documentar el ritual de vestir de negro en señal de luto perpetuo, para conmemorar a aquellos que ya no están con nosotros. Un formidable retablo en el que aborda el simbolismo del color negro y su conexión con la fotografía, la memoria y la muerte.

Como ella misma señala, parafraseando a Walker Evans (otro fotógrafo que busca la belleza en lo cotidiano), pretende lograr con sus retratos «una experiencia trascendente, algo que supera lo común, aunque se asemeja a lo cotidiano.»

Los que ya no están

Todos guardamos en nuestra memoria el trágico suceso del 11M.

Project192 es un proyecto ideado por Ciro Prota, una fotógrafa napolitana residente en París, que ha reunido a profesionales y aficionados de todo el mundo, para crear 192 imágenes en blanco y negro, cada una emparejada a un nombre, que tenía que estar presente y visible en la foto; todas sujetas a la libre elección y la interpretación de los autores, y siempre basadas en el respeto y la memoria de las víctimas, evitando todo tipo de retórica o elementos políticos o de otra índole.

Un soberbio homenaje a las víctimas, sus familias y amigos.

Cuando se muere la gente

Vivimos en una cultura en la que intentamos proteger a los niños a toda costa de la idea de la muerte, como si no se tratase de algo tan natural como la propia vida. Como adultos negamos esa experiencia, quizá por el miedo que nos produce, y ese mismo temor es el que enseñamos a nuestros niños.
Realmente les transmitimos una idea real de ese proceso? cómo viven ellos la experiencia de la muerte? qué piensan acerca de ella?
La fotógrafa Claudia Hans explora estos temas en uno de sus proyectos: “When people die…”, y para ello fotografía a niños junto a dibujos que ellos mismos realizan a partir de su propia fantasía de cómo es la muerte. Uno de esos niños dice: “cuando alguien muere, esa persona se va a una estrella en el cielo”.

Scroll Up