Entradas de la categoría: Padre

Pensamientos secretos

Leon Borensztein ha ido registrando con imágenes la vida de su hija Sharon desde que estaba en el vientre de su madre. Sharon nació con un serio problema de visión, con músculos subdesarrollados y un serio déficit en sus habilidades motoras; Además, ella ha tenido episodios convulsivos y ha sido diagnosticada dentro del espectro autista. Durante los últimos treinta años, Borensztein ha continuado fotografiando a su hija, aprendiendo el modo en que navega por el mundo, compartiendo su felicidad y sus desilusiones.
Durante los últimos quince años, ha vivido solo con Sharon, después de que a su madre le retiraran la custodia por problemas con las drogas. Su hija se convirtió en su musa constante, atraído por esos instantes raros y misteriosos en los que Sharon se pierde por completo en su propio mundo. Pero no todo fueron momentos dulces, y en ocasiones a Borensztein le resultaba demasiado doloroso sacar su cámara. Se frustró y se tomó un tiempo libre del proyecto solo para regresar después de que sus temores se desvanecieron lentamente.  
Dice el padre de Sharon:
En cierto modo, me gustaría que todos nosotros nacieramos con algún tipo de discapacidad, que luego pudiera solucinarse. En un mundo así, apreciaríamos más cada instante, y cada paso sería visto como la hazaña milagrosa que realmente es. He aprendido que el humor poco convencional de está matizado por una dulzura y travesura que alternativamente chocan, se separan y se unen una vez más… Aunque no tiene visión periférica y no puede registrar la profundidad, Sharon observa los retratos que le hago durante largos períodos de tiempo, aislada en sus propios pensamientos secretos. No tengo idea de lo que ve allí»…

Lo bueno, lo malo, lo importante…

Alguno de quienes puedan leer estas líneas suele hablar de la muerte? de SU muerte? Parece poco probable. Y, sin embargo, solo podemos comprender y apreciar el regalo de nuestra vida si la colocamos frente a frente con nuestra propia mortalidad. Tal como hace Nancy Borowick en su serie «Cancer Family«. 
Se trata de una simple historia familiar: la del recorrido de sus dos padres, con un cáncer cada uno, caminando hacia su final. En este proyecto, que mira cara a cara a la muerte desde el amor y la vida, primero siguen su camino juntos, luego acontece la pérdida del padre y, justo un año después, la de la madre. 
Señala Nancy a propósito de este impresionante testimonio:

«La vida no es un regalo, no una promesa de longevidad, y en ella se incluye de forma simultánea lo bueno, lo malo, lo importante y lo frívolo… Fotografié mis padres para mantener su memoria y para captar su esencia y fuerza en una época tan difícil. Todo el mundo quiere encontrar el propósito de su vida, y el propósito final de mis padres se encuentra en esos momentos, en ese regalo que nos dieron a mí y a mi familia. Eso me ha permitido contar su historia, una historia de amor, y el legado que han dejado atrás«

Un agujero vacío

Cuando tenía siete años los padres de Diana Markosian se separaron. Su madre marchó a California con ella y su hermano, y su padre se quedó en Moscú. A partir de ese momento, Diana y su hermano apenas volvieron a oir hablar de su padre, no había imágenes de él, nada, hasta que terminó por olvidar su aspecto.
Quince años después, Diana decidió volver a conectar con su padre fantasma, viajando a su casa en Armenia para reconstruir una relación con un hombre al que apenas conocía. La reunión fue agridulce, y ninguno de ellos se reconocía. Este proyecto, que lleva por título «Inventing my father» es el testimonio de ese reencuentro.
Diana refiere de este modo cómo vivió la ausencia de su padre:
Durante la mayor parte de mi vida, mi padre no era más que un recorte en nuestro álbum familiar. Un agujero vacío. Un recordatorio de lo que no estaba allí… Un día mi madre me despertó y me dijo que preparara mis cosas, que nos íbamos en un viaje. A la mañana siguiente nos llegó a nuestro nuevo hogar, en California. Nunca hemos dicho adiós a mi padre. Para mi madre, la solución de olvidarlo era simple: cortó su imagen de cada fotografía en nuestro álbum familiar. Pero esos agujeros hacen que sea más difícil para mí olvidarlo. A menudo me he preguntado cómo habría sido tener un padre. Aún lo hago…

La imagen que arde

El modo de gestionar el duelo puede ofrecer múltiples facetas en función de quién lo experimente, y ninguna de ellas extrapolable a nadie más. Aunque está bien delimitadas las fases que atraviesa, es probable que cada uno de nosotros nos quedemos atrapado en alguna de ellas, por ejemplo en la negación de la pérdida.
Esto parece haberle ocurrido a la fotógrafa argentina Mariela Sancari, quien a través del trabajo titulado «Moisés» parece intentar rescatar la figura del padre ausente, suicidado cuando ella tenía 14 años. No hubo lugar a despedidas, ni a preguntas, ni tan siquiera a ver el cuerpo sin vida, lo que le llevó a cuestionarse durante mucho tiempo si realmente estaría muerto.
Así que decidió convocar a través de la prensa a hombres de la misma edad que tendría su padre, 70 años, y con un aspecto físico parecido, para realizar su proyecto fotográfico. Montó un estudio callejero en la plaza donde ella jugaba de niña, y allí esos ancianos la confrontaron con la certeza de la frase del filósofo Didi Huberman que afirma que «la imagen arde cuando toca con lo real».

Inventando a mi padre

Los padres de Diana se separaron cuando ella tenía 7 años. Su padre se quedó en Moscú y su madre marchó a California. Durante 15 años vivió añorando esa figura ausente, en parte alimentada por las historias que de él contaba su madre, en parte con sus propias fantasías.

Un día Diana Markosian decidió recuperar esa figura, pero esta de vez de verdad, y de ahí su trabajo «Inventig my Father», en el que recompone las piezas ausentes en esa relación fracturada por la distancia.

Un proyecto inesperado

Ian Willms es un fotógrafo canadiense que, de forma inesperada, se vió abocado a su proyecto más personal, y también el menos planificado, a raíz de un grave accidente de su padre que lo dejó postrado en cama con graves lesiones.
El tiempo que Willms pasó a su lado hizo lo que mejor sabía hacer: fotografiar ese proceso, pero de una forma no deliberada, simplemente estando allí y captando instantáneas.
El resultado final es una emocionante y profunda experiencia, a través de Instagram, en la que refleja su tránsito personal por la enfermedad del padre.

Dias con mi padre

«Days with my Father» es el diario de Phillip Toledano sobre los últimos años de su padre. Se trata de un blog en el que ha ido publicando fotografías y reflexiones que acompañan el progresivo deterioro de su padre, y su dramática pérdida de memoria. 
A través de anotaciones a veces tristes, otras muchas divertidas, y siempre amorosas, Toledano aprende a reconciliar al hombre anciano y frágil que se aproxima al final de sus días, con ese otro fuerte y ambicioso que llegó a ser en su juventud. 
Una reflexión honesta y conmovedora sobre el encuentro de un hijo y su padre moribundo.

Scroll Up