Entradas de la categoría: Reconciliación

Lo bueno, lo malo, lo importante…

Alguno de quienes puedan leer estas líneas suele hablar de la muerte? de SU muerte? Parece poco probable. Y, sin embargo, solo podemos comprender y apreciar el regalo de nuestra vida si la colocamos frente a frente con nuestra propia mortalidad. Tal como hace Nancy Borowick en su serie «Cancer Family«. 
Se trata de una simple historia familiar: la del recorrido de sus dos padres, con un cáncer cada uno, caminando hacia su final. En este proyecto, que mira cara a cara a la muerte desde el amor y la vida, primero siguen su camino juntos, luego acontece la pérdida del padre y, justo un año después, la de la madre. 
Señala Nancy a propósito de este impresionante testimonio:

«La vida no es un regalo, no una promesa de longevidad, y en ella se incluye de forma simultánea lo bueno, lo malo, lo importante y lo frívolo… Fotografié mis padres para mantener su memoria y para captar su esencia y fuerza en una época tan difícil. Todo el mundo quiere encontrar el propósito de su vida, y el propósito final de mis padres se encuentra en esos momentos, en ese regalo que nos dieron a mí y a mi familia. Eso me ha permitido contar su historia, una historia de amor, y el legado que han dejado atrás«

Un agujero vacío

Cuando tenía siete años los padres de Diana Markosian se separaron. Su madre marchó a California con ella y su hermano, y su padre se quedó en Moscú. A partir de ese momento, Diana y su hermano apenas volvieron a oir hablar de su padre, no había imágenes de él, nada, hasta que terminó por olvidar su aspecto.
Quince años después, Diana decidió volver a conectar con su padre fantasma, viajando a su casa en Armenia para reconstruir una relación con un hombre al que apenas conocía. La reunión fue agridulce, y ninguno de ellos se reconocía. Este proyecto, que lleva por título «Inventing my father» es el testimonio de ese reencuentro.
Diana refiere de este modo cómo vivió la ausencia de su padre:
Durante la mayor parte de mi vida, mi padre no era más que un recorte en nuestro álbum familiar. Un agujero vacío. Un recordatorio de lo que no estaba allí… Un día mi madre me despertó y me dijo que preparara mis cosas, que nos íbamos en un viaje. A la mañana siguiente nos llegó a nuestro nuevo hogar, en California. Nunca hemos dicho adiós a mi padre. Para mi madre, la solución de olvidarlo era simple: cortó su imagen de cada fotografía en nuestro álbum familiar. Pero esos agujeros hacen que sea más difícil para mí olvidarlo. A menudo me he preguntado cómo habría sido tener un padre. Aún lo hago…

Retratos de reconciliación

El fotógrafo Pieter Hugo fue a Ruanda dos décadas después de que casi un millón de personas murieran durante el genocidio que asoló el país. El resultado es una serie de retablos improbables, casi impensables, donde el reencuentro es posible…

En uno, una mujer descansa su mano en el hombro del hombre que mató a su padre y hermanos; en otro, una mujer posa con el hombre que saqueó su propiedad y cuyo padre ayudó a asesinar a su esposo e hijos. En muchas de estas fotos hay poca calidez entre las parejas y, sin embargo, ahí están, juntos. En cada una, aparece un hutu al que se le concedió el indulto por el sobreviviente tutsi de su crimen.

Scroll Up